domingo, 30 de octubre de 2011

LOS PROBLEMAS MORALES, POLÍTICOS Y SOCIALES DE LA PESTE NEGRA

La peste negra llevó tras de si una serie de problemas más allá del gran problema que era la epidemia de la peste negra. De esta manera de abrió una serie de dilemas morales y no todo fue una catástrofe para todos los sectores, ya que algunas clases sociales (sobre todo campesinos) se beneficiaron en cierta parte. La muerte masiva de campesinos había permitido una mayor demanda de productos y grandes extensiones de tierra fértil que se volvieron disponibles. Los señores de la tierra ampliaron las facilidades a los campesinos combinando libertad y un aumento del salario; hay quien dice que estos fueron los principios del capitalismo. Pero el gobierno sin experiencia ante este tipo de catástrofes, llevó a cabo una serie de medidas que resultaron ineficaces, tales como el control de los precios o la prohibición de ciertos alimentos.
Otro sector muy castigado fue la Iglesia que perdió una gran influencia además de que no podía explicarle a los fieles porque Dios no había respondido ante la enfermedad; biblicamente las pestes siempre han sido un instrumento de castigo divino de Dios. Los monasterios se llenaban de cadáveres de clérigos que habían contraido la enfermedad al tener un contacto directo con los infectados. Estos fueron reemplazados tras su muerte por altos cargos de la Iglesia, que no tenían ni la experiencia ni la dedicación de los clérigos fallecidos. Entonces fue cuando surgieron las persecuciones a los grupos minoritarios (judíos, extranjeros y leprosos) a quienes se les culpaba de haber causado la peste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario